EP

La Comisión Islámica de España exige “mayor disposición institucional” para la celebración de la Fiesta del Cordero

CÓRDOBA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) –

La Comisión Islámica de España (CIE) ha manifestado este miércoles, a través de la Comisión de Salud, Consumo y Normalizacion Halal “la necesidad de la comunidad musulmana de contar con una mayor colaboración institucional para organizar y disfrutar la Fiesta del Eid Al adha (Fiesta del Cordero)”.

Según ha informado en un comunicado remitido a Europa Press la mencionada Comisión de Salud, Consumo y Normalización Halal de la CIE, que preside el cordobés Hanif Escudero, esa mayor colaboración institucional que se demanda se justifica en el hecho de que la celebración de la Fiesta del Cordero es, junto al final de Ramadan, “el mayor evento que se realiza a nivel mundial de forma compartida entre la comunidad musulmana”.

Entre las costumbres de esta fiesta se encuentran el dar ayuda económica a los más necesitados, hacer regalos a los familiares o sacrificar un cordero, lo que, en este último caso, supone un aumento sustancial en los ingresos para los mataderos que prestan servicios halal.

Así, para llevar a cabo el correspondiente sacrificio de los animales es habitual el uso de diversos mataderos municipales de España, como Mercabarna o Mercamurcia, que reciben un importante incremento de la demanda de los servicios y uso de las instalaciones en estas fechas.

En otros casos, industrias como Cárnicas Coviher, empresa andaluza dedicada a la producción y comercialización de ovino halal, ofrecen servicios especiales para este día, dado que “estas empresas muestran un respeto por los estandares halal y un interés por adecuarse a las necesidades de lo que a día de hoy ya supone un mercado que mueve en España más de 700 millones de euros”.

Por otro lado, desde la citada Comisión de la CIE también se ha invitado a la comunidad musulmana a “celebrar este día con normalidad y mostrando al resto de la sociedad el sentido que tiene el evento en la práctica islámica”.

Especialmente ha instado a que “se mantengan unas conductas respetuosas con el bienestar animal y con los controles higiénico-sanitarios, pero que al mismo tiempo se informen de las distintas opciones que puedan existir para atender un derecho recogido en la Ley 26/1992 que supone en el Acuerdo de Cooperación firmado en 1992”.